cuida el alma, cuida el culo

Posted - By | Leave a comment

Por doquier andan dejando los huevos esos seres que se adueñan y que cada tanto eclosionan de sus larvas y parasitan, joden a quien transita y privatizan lo que se les atraviese. Están ahí para consumir lo que haya y sumir a quienes allá estén en el eterno ciclo del pedirle permiso a los dueños.

Ten cuidado con los dueños, son muchos y están por todas partes. Pululan por doquier en las esquinas, en las cuadras pidiendo pasaportes invisibles, en los parques sin porqués ni paraqués, en los tales edificios gubernamentales vestidos de frac(aso), en las ollas cocainando, en los recónditos pasadizos del centro re-escondidos dándose pases, en los callejones apretando cojones, en medio del tráfico de 6 p.m., comandando el narco-trafico, en los edificios militares, en instalaciones para-militares, en las aceras destinadas al con-vivir, en los burdeles y –cazas- de citas a vigilando las presas, en el pulpito pregonando sus diestras y sus siniestras intenciones.

Los dueños de aceras, almas, calles, presupuestos, votos, gente, armas, medios y enteros, capital monetario y humano, transportes, los dueños de todo… Esos que privatizan hasta las conciencias, esos que son muchos y están por todas partes.

Published under : Reflexiones y Teorías

No Comments

Leave a Reply