Impertinencias con vos

Posted - By | Leave a comment

Que impertinente fue conocer su nombre y dejar que a mis oídos llegaran sus dulces palabras; que impertinente fue dejarme envolver por esas palabras como las llamas que envuelven una polilla que vuelva hacia el fuego; que inconveniente fue empalagarse con tus tequieros susurrados al oído; que poco viable fue construir un futuro con vos luego de sacarlo a licitación pública sin tener en cuenta los sobrecostos; que poco conveniente fue que mi pecho se acostumbrara al peso de tu cabeza y acostumbrarme a respirar tu pelo si luego solo iba a quedar el peso del vacío. Que poco precavido fue dejar que las ganas nos pudieran tanto que se nos acabaron.

Que poco cauteloso y tan imprudente estar a estas horas escribiéndole esto.

Published under : Uncategorized

No Comments

Leave a Reply